Morgan´s

Un poco de poesía: yo mismo (III)

In Literatura on 2 junio, 2014 at 4:13

536208__dark-moon-howling-wolf_p

Después de un parón bastante largo, vuelvo al blog con una composición nueva. De ayer mismo. Espero que os guste.

A ti especialmente, claro.

LUNA OSCURA, HERIDA ABIERTA.

Y hoy a la soledad la llamo por tu nombre,
Al vacío le escribo con fuentes góticas
Y  abrazo al miedo en este asiento.

Hoy pienso en lo que ya no somos,

en lo que nunca fuimos,

en lo que quizá seremos…

En la sonrisa que se quiebra en este espejo de papel y tinta…

En el perro que se lame las heridas,

que se las abre….

que las infecta.

 

En la noche oscura que se ríe con rabia

y te clava miradas tan falsas como sinceras.

En un mañana de incertidumbres y luchas cotidianas.

En la trinchera en que te miraré a los ojos y no sé lo que encontraré en ellos.

 

En el vacío de la nada más infinita,
en las sábanas sin la forma de tu cuerpo.
Serás memoria, histórica tal vez,
serás tan solo un dulce recuerdo.

Y yo caminaré por las calles desiertas de la hora punta,
no te buscaré, pero intentaré encontrarte
en cada rostro ajado de descontento.
Evocaré tu risa franca
Y todo el dolor honesto.

Conduciré sin rumbo cada noche,
quemando rueda, asfalto, mil recuerdos,
desintegrando sueños e ilusiones,
esperanzas, cábalas y anhelos.

Llegará una noche en que al fin no seremos

más que otra pregunta sin respuesta planteada al tiempo:

ese que todo lo destruye,

el único juez verdadero.

Y tú reirás, y serás feliz,

mientras yo, desearé ser ciego.

Huiré con el rabo entre las piernas,

Y una multitud a mi espalda gritará ¡podemos!

Ellos quizá, yo ya no,

¿para qué otro mundo si no estás dentro?

Y la revolución sí será televisada,
mientras nosotros, polvo seremos.

Por las noches despertaré y, otra vez,

subiré la persiana esperando

ver la ciudad consumida por el fuego.

Deambularé del trabajo a casa

y de nadas turbias llenaré mis huecos,

dejaré de buscar tu presencia,

luna oscura,

para reforzar mis argumentos.

Tus ojos no me darán más vida,

mis versos serán hijos muertos.

Llegará el día en que todo terminará

no con una explosión, sino con un lamento,

un gemido, orgasmo de muerte y descomposición,

o tal vez sólo un gran silencio.

Será el final, nada esperaremos ya,
y como en agua nos diluiremos.

Las dudas matan más que las armas.

Son fusiles cargados de miedo.

Miedo al mañana sin ti, mi libertad;

Miedo al horror de vivir sin sueños.

Y quedará tan sólo echar a correr,

Levantar la vista, sentir el viento,

Alegrarse al verte ser feliz,

Y, pese a todo, seguir queriendo ser ciego.

Olvidarse en otra noche fría de ti

Nunca más celebrar el día del obrero.

Ser clase baja, clase nula, no ser clase,

ser tan solo un llanto negro,

de olvido, superación, de desengaño,

de otros hombros en que

olvidar malos momentos.

Y vendrán embargos, demandas, sentencias…
libros que nunca serán abiertos.
Y todo será más sucio, más frío, más gris
Y hasta el mar se volverá siniestro,
y cuando mire a la luna, pensaré en ti…

 

Y cuando mire al espejo,

Pensaré en muertos.

(La imagen que acompaña la entrada la he tomado prestada de aquí).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: