Morgan´s

Los espejos.

In Opiniones y Reflexiones on 21 abril, 2014 at 20:48

detrás del espejo

Hay algo siniestro en los espejos. No sé decir con exactitud qué, pero está ahí. Puede ser el hecho de que permiten ver cosas que la naturaleza no quiso dejarnos observar, como qué hay a nuestras espaldas, o sin ir más lejos, nuestros propios rostros. También puede que, al ser todos los seres humanos narcisistas por definición, lo que resulta tétrico del espejo es que revela las imperfecciones de nuestra cara más blanda o deja ver cómo el tiempo va destruyendo todo aquello que una vez fuimos, dejando sus huellas en cada nueva arruga, mancha o calva que se descubre al ponerse frente a uno y recordándonos, de esta forma, que somos mortales y que un día cada vez más cercano dejaremos de ser para siempre.

Pero tengo otra teoría: los espejos nos resultan siniestros porque nos permiten mirar en el interior de nosotros mismos y sacan a la luz, para cualquiera que sepa interpretarlas, una gran cantidad de pistas sobre las cosas que nos preocupan o nos atormentan. Y, además, nos las escupen en la cara, dejándonos con la incertidumbre de si realmente somos tan transparentes, porque llevamos tanta mierda grabada a fuego en el alma que no queda sitio donde archivar un nuevo golpe o decepción y, así, esta se instala en el único sitio posible mientras espera a que los muelles faltos de mano de obra de nuestro subconsciente sean capaces de almacenar -y con suerte, procesar- todo el cargamento de nuevas y viejas emociones, convertirlas en dopamina o en ganas de coger una pistola y hacerle una mamada tan intensa que termine, casi al instante, en un orgasmo de sesos esparcidos por una pared.

Así pues, los espejos se convierten en esos enemigos que, irónicamente, hacen lo que se supone que hacen los buenos amigos: decir las cosas a la cara: que estás más viejo, que estás más solo, que detrás de ti no se molestan en aparecer ni los monstruos. Y, en el fondo, lo verdaderamente escalofriante es que no es sino frente al espejo que nos encontramos a nosotros mismos tal y como somos, sin maquillajes ni efectos especiales. La verdad atroz que escupe el espejo es que no importa cuán buenos o malos nos creamos: somos la imagen que nos mira desde el otro lado de cristal; esa que, con una expresión cada vez más hastiada, nos recuerda la verdad: que todos y todas, a nuestra manera, somos la historia de un fracaso.  Y cualquiera que lleve algunos años dando vueltas por este mundo dejado de Dios sabrá que la verdad es algo que todo el mundo dice amar, aunque la realidad sea, más bien, que poca gente la soporta. Algo así como la música clásica.

 

(La imagen que acompaña al texto la he cogido prestada de Mhanseon, un blog que os animo a visitar de vez en cuando, y más concretamente, de la entrada “A través del espejo”, firmada por Alina, que espero no tenga inconveniente en que se la coja prestada).

  1. Me ha sorprendido gratamente (pues te conozco sólo de hablar un par de veces contigo) el saber que escribes asi de bien, espero que tus nuevas labores como Secretario de Podemos Vigo te siga dejando tiempo para publicar mas perlas como estas.

    Un saludo.

    • Muchas gracias por tu comentario, Tomás (supongo que eres el Tomás del Círculo del Calvario). Me alegro que te haya gustado. Tengo el blog un pelín abandonado, espero retomarlo pronto. Un abrazo y nos vemos pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: