Morgan´s

Adelson se va a su puñetera casa.

In Actualidad, Política on 13 diciembre, 2013 at 17:11

Adelson

O no. Es sabido que es requisito imprescindible para irse haber venido, cosa que el mafioso de “Las Vegas Sands” no ha hecho nunca.

En fin, tampoco voy a hacer leña del árbol caído ni a recrearme en el patético espectáculo que ha supuesto la gestión política en este asunto o el de las olimpiadas. Lo bueno de este último es que, al menos, nos ha dado tema para descojonarnos durante mucho tiempo a costa de la señora alcaldesa de Madrid, una mujer que pasó de “primera dama” a alcaldesa sin necesidad de pasar por unas elecciones. Ya saben, la democracia tiene estas cosas.

Me voy a limitar a congratularme de que, en el fondo, el “Gran Magnate”, el paradigma del neoliberalismo económico, no era diferente a nuestro Díaz Ferrán: proyectos gigantísticos y de viabilidad económica discutible. Me voy a quedar también con la satisfacción de ver que, en el fondo, ese liberalismo económico no es más que una grandísima broma: el problema, en última instancia, ha sido que el Gobierno “se ha negado” (habrá que verlo en los próximos días) a garantizar las inversiones de “EL GORRINO” (perdóname, Marlon Brando, por el mal chiste) para levantar la capital europea de la prostitución y la ludopatía.

Es curioso cómo a esos que reniegan del Estado les encanta este cuando pueden chuparle hasta el tuétano. Eso sí, ya saben, el Estado es malo cuando se trata de dar pensiones para que la ciudadanía de las clases más bajas no caiga directamente en la indigencia. Eso no les gusta, ya ven, pero no es porque su mentalidad de grandes empresarios -“emprendedores”, que es la palabra de moda- crea que la suerte final de una empresa dependa sólo de la gestión de la misma. Qué va. No les gusta por otro motivo mucho menos noble y, de largo, mucho menos loable: porque si el Estado se gasta sus recursos -que son los de todos- en sus ciudadanos, a ellos les queda menos leche que mamar.

Así que, ¡ciao, Mr. Shelly! Váyase usted a follarse niñas y a chupar de la teta del Estado que quiera permitírselo. Confío en que, igual que Al Capone, el día menos pensado lo veré entre rejas. No se merece estar en otro sitio.

Y déjenos tranquilos aquí en España, un país que necesita muchas cosas, ninguna de las cuales son más ladrones ni más mafiosos.

Nos sobra con nuestra casta política.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: