Morgan´s

Ciencias sí… pero… ¿sociales?

In Actualidad on 20 diciembre, 2012 at 14:50

mafalda87

¿Qué es una ciencia social?

Si buscamos una definición formal, en wikipedia podemos encontrar la siguiente:

Ciencias sociales es una denominación genérica para las disciplinas o campos de saber que reclaman para sí mismas la condición de ciencias y que se ocupan de distintos aspectos de los grupos sociales y los seres humanos en sociedad, ocupándose tanto de sus manifestaciones materiales como las inmateriales.”

Si leemos la entrada completa, veremos que las ciencias sociales engloban cosas como la economía, la arqueología, sociología, etc. Veremos también que materias claramente subsumibles dentro de la definición de ciencia social se incorporan a las humanidades, tal es el caso de la Ciencia Política o el Derecho.

Por mi parte, yo redefiniría las ciencias sociales como “aquellas disciplinas susceptibles de ser estudiadas y aplicadas como ciencias formales y que, por su peculiar naturaleza, afectan a la forma en que se organizan los individuos en sociedad.”

Y de aquí sale la reflexión que da origen a esta entrada:

– Las ciencias sociales han perdido su componente de “social” y se han convertido en ciencias empíricas. Digo esto, entre otras muchas cosas, porque uno de los primeros requisitos -que comparto con la definición de wikipedia- necesarios para que una ciencia sea social es que se ocupe de los grupos sociales y seres humanos en sociedad…

y esto cada vez pasa menos.

Ejemplos hay muchos, pero yo quiero reseñar solamente tres:

1.- Economía: La economía se ha venido afrontando recientemente como una ciencia pura, experimental y totalmente desvinculada de la realidad social. Sirven como ejemplo de esta afirmación los grandes experimentos macroeconómicos que se están llevando a cabo en Europa, las políticas restrictivas, los rescates/secuestros a los países con mayores dificultades… o esa moneda única, ese Euro que nació mal planteado y que, como bien señalaba hace un par de noches un buen amigo mío, “es el Marco cambiado de nombre”. El error de la economía ha sido olvidar que además de su parte científica tiene también un componente social, y cuando los experimentos “sociales” salen mal, normalmente alguien sale herido. En Europa, por ahora, Grecia, España, Portugal, Irlanda… y la lista seguirá creciendo.

2.- Derecho: Mi campo y, por tanto, el que más me duele. El derecho nace de la sociedad y para la sociedad. Es la disciplina que debe igualar al rico y al pobre, al poderoso y al débil, al Estado y al Ciudadano. La Justicia debe ser ciega, cierto, pero nunca hasta el punto que dicha ceguera la convierta en injusticia. El precioso precepto recogido en el artículo 117.1 de nuestra Constitución -sólo mejorable eliminando esa referencia al Rey- dice que “La justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por jueces y magistrados independientes, inamovibles, responsables y sometidos sólo al imperio de la Ley.”

Pero este precepto se queda en papel mojado, especialmente en su primera parte, cuando la justicia se politiza, cuando “el legislador” ejerce su función con los intereses de unos pocos en mente -pienso en las recientes tasas judiciales o en la terrorífica modificación del artículo 135 de la Constitución, aunque ejemplos hay por doquier- y cuando los jueces y magistrados se encuentran con las manos atadas a la hora de procesar y enjuiciar ciertos ilícitos mientras que es bochornosamente sencillo cargar tintas sobre otros -generalmente más atroces, aunque socialmente menos trascendentes.-

Porque cuando esto ocurre, se produce una prostitución de la idea misma de Justicia y la independencia y sometimiento a la ley de los jueces dejan de ser garantía y se convierten en yugo. Y cuando la Justicia se somete al yugo pierde, por definición, su naturaleza social. Deja de servir al pueblo, deja de igualar a unos y a otros y deja, en última instancia, de ser justa. ¿Y en qué se convierte un juez vinculado por una ley injusta?

3.- Política: Dirigir el destino de una colectividad de seres humanos debería ser, en mi opinión, la más noble de las ciencias sociales. Es cierto que la definición de política no es precisamente bella, ya que ésta se define como “el proceso por el cual el uso de la fuerza coercitiva es legitimado”. En realidad es mucho más que eso… es economía, es diplomacia, es derecho… la política debe ser similar a la justicia, un instrumento al servicio del pueblo, ejercitado por individuos cuya finalidad sea servir a los intereses de la mayoría de sus ciudadanos…

Pero política, desgraciadamente, cada vez significa más demagogia, difamación, reyerta, mentira, amiguismo y la más desafortunada de todas: mediocridad. Cada vez es más notorio que los políticos no sirven al pueblo, sino a los “Amos de Títeres” que los controlan desde unas sombras cada vez menos sombrías. Política se ha convertido en sinónimo de prepotencia, de desprecio al ciudadano, de fuerza con el débil y debilidad con el fuerte… en resumen, política ha dejado de ser una ciencia social y la clase dirigente se ha convertido en  clase dominante, como expusiera Gramsci en sus tratados.

La pregunta, para concluir, es la siguiente:

¿Qué queda a la ciudadanía cuando las tres ciencias sociales más importantes que afectan a su vida dejan de ser sociales, porque dejan de girar en torno a la sociedad como conjunto de individuos y empiezan a servir-directa o indirectamente- a los intereses de unos pocos?

¿El sometimiento?

¿La resignación?

¿La revolución?

“Ojalá que vivas tiempos interesantes”, dice una maldición china. Sin duda estos lo son; extraños también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: