Morgan´s

Ausencia de Memoria Histórica.

In Actualidad, Política on 19 junio, 2012 at 1:06

Según contaba una profesora de historia en el instituto, el Tratado de Versalles puso fin a la Primera Guerra Mundial y puso la semilla para la Segunda, fundamentalmente por el afán revanchista de las naciones vencedoras. No recuerdo si fue Woodrow Wilson o David Lloyd George el que declaró que su intención era “exprimir a Alemania hasta que le crujan las pepitas”. Casi nada.

Han pasado casi 100 años desde la firma de dicho Tratado, y hace apenas dos que Alemania ha pagado la totalidad de los costes de reparación (unos 400.000 millones de dólares corrientes). Casi 100 años… una generación y media.

En ese tiempo, Alemania se ha convertido en la cabeza y motor de una Europa que suena muy bien sobre el papel, pero que cada vez es más víctima de sus propios errores, una Europa vendida a los intereses económicos, esos que siempre acaban prostituyendo los más nobles ideales… a todos los líderes europeos se les llena la boca hablando de “Unidad Monetaria”, “Unificación Fiscal”, “Estados Unidos de Europa”… y se sientan un día tras otro a discutir estupideces, firman un tratado tras otro, un acuerdo tras otro… una estupidez tras otra.

Ayer “La Cuna de la Democracia” celebraba elecciones. Igual que ocurrió en su día en Alemania, la salvaje presión a la que ha sido sometido el país en los últimos meses ha permitido que hayan florecido en su interior aberraciones como “Amanecer Dorado”, una basura neofascista que, si todo va bien, se quedará en una mera anécdota para comentar cuando pase el chaparrón. También estaba Syriza, un partido al que “los mercados” (uy, perdón, los medios de comunicación) se apresuraron a colgar el Sanbenito de “radicales de izquierda”, y se encargaron de publicar a los cuatro vientos que, de ganar Syriza, Grecia abandonaría el Euro… aunque esta idea no figure en ningún punto de su programa electoral. Los “Cornetas del Apocalipsis” (gracias por el término, señor Izquierdo) rápidamente hicieron correr mentiras y falacias, porque claro… entre la colección de neoliberales que dirigen (¿o sería más acertado decir “rigen”?) esta colección de Reinos de Taifas (gracias, Califa) que es Europa, la idea de un partido de verdadera izquierda gobernando un país miembro no era siquiera tolerable…

Y, desgraciadamente, tuvieron éxito. Y digo esto porque prefiero pensar que en Grecia la gente votó ayer impulsada por el miedo, porque prefirieron dar su confianza a una derecha vasalla de la Nueva Dama de Hierro -olvidando, incluso, que esa derecha fue la que ocultó el monstruoso agujero de sus cuentas públicas- antes que apostar por un cambio que pudiera no gustar a sus (¿nuestros?) Señores Feudales… es decir, la “Troika”, “Alemania” y demás ladrones de guante cada vez menos blanco. La otra alternativa que se me ocurre es que el país heleno es rematadamente estúpido y, la verdad, me resisto a creerlo.

Así que ayer, en lugar de hacer un alarde de memoria histórica (de la de verdad), en vez de recordar que fue Grecia la que nos regaló conceptos como democracia -que no significa otra cosa que “poder del pueblo” y dar un golpe firme sobre la mesa para resistirse a los abusos de la fortachona de la clase, en lugar de recordarnos a todos que existen otras alternativas y que el pueblo no se dejará avasallar más por gobernantes (pfffffff…) al servicio de banqueros y especuladores… decidió seguir sumisa, tal vez creyéndose que a doña Angela le importa algo más que asegurarse su hegemonía sobre Europa… lo mismito que hizo otro líder alemán que prefiero no mencionar pero se llamaba Adolf.

En 1919 los países que ganaron la 1ª Guerra Mundial decidieron “exprimir a Alemania hasta que le crujan las pepitas”… y hoy, casi 100 años después, Alemania ha decidido pagarnos en la misma moneda.

Si este vasallaje moderno es lo único que ha salido en claro de ese precioso proyecto de federalismo europeo, Aristide Briand, Coudenhove-Kalergi o Jean Monnet se tienen que estar revolviendo en sus tumbas…

…o quizá se están descojonando, quién sabe… El desencanto genera reacciones muy extrañas en el ser humano.

(Gracias, Crisha, por la foto, una brillante reflexión de Erlich)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: