Morgan´s

Curso de jardinería para gobernantes. (relato de ficción con toques de realidad)

In Actualidad, Política on 10 abril, 2012 at 14:53


Ayer, alrededor de las 21.00 estaba sentado en mi casa, trabajando en el capítulo IV de esa novela que estoy escribiendo cuando sonó el móvil.

Estuve a punto de no cogerlo. No suelo atender las llamadas con “número oculto”, principalmente porque suelen ser mis acreedores reclamándome pagos o -peor aún- alguna empresa de telefonía que me ofrece una tarifa maravillosa y un móvil que no necesito a cambio de que me comprometa con ellos a sacrificarles a mi primer hijo el día que lo tenga y me deje sodomizar cada vez que ellos vayan necesitados…

Pero bueno, que me voy por los cerros de Úbeda… el caso es que descolgué el teléfono (quizá porque estaba despistado tecleando) y me llevé una sorpresa importante cuando escuché una voz con cierto deje gallego que me saludaba:

– Hola Morgan. Shoy Mariano.

– ¿Mariano? ¿Qué Mariano?

Puesh Mariano Rajoy, tu Presidente.

– ¡Coño! ¡Marianín! ¿Qué pasa hombre? ¡Vaya liada con la prima de riesgo!, ¿eh?

Shí… bashtante gorda… menos mal que tengo a Luish para capear el temporal… pero bueno, que no te llamo por esho

– Ah, pues tú dirás… si puedo hacer algo por ti… o por esta, nuestra Patria, estaré encantado de hacerlo… -bueno, quizá no fui tan patriótico, pero como es mi historia y la cuento yo, me puedo permitir algunas licencias-

– Mira, esh que cuando llegué a la Moncloa, para celebrarlo, Viri me regaló un bonshai

– ¿Un qué? -interrumpí al Presidente-

– Un bonshai, un árbol de eshos enanos de los chinosh

– Ah, coño… un bonsai… vale…

– Eso, un bonshai… bueno, el caso esh que al cabo de un mesh, empezó a perder el fabuloso color verde que tenía al principio y se fue poniendo marrón…

– Pues hombre, no soy un experto en botánica, Mariano, pero yo diría que se te está muriendo el bonsai… ¿lo has regado?

– Un poco, shí… Sorayita me ha dicho que eshtas plantas son de poca agua…

– Ya… sí… eso había oído también yo… bueno… ¿y has probado a regarlo?

– No, esho no es necesario. Lo he podado.

– Ah… perfecto… ¿y qué tal? ¿Mejoró?

Puesh no… no mucho… eshtuve una semana mirándolo a diario para ver si se recuperaba, pero no lo hizo…

– Vaya… inexplicable… ¿y probaste a echarle abono?

– No… Eshperancita, que de cardosh sabe un rato, me dijo que no era necesario.

– ¿Y entonces qué has hecho?

– Lo he podado másh.

– Coño Mariano… pues debes tener el bonsai a tamaño bolsillo…

– Ya… con la shegunda poda quedó pequeñito, pequeñito… pero shigue sin crecer y cada vez está másh amarillento…

– Es que eres incorregible, ¿eh?… Es tener unas tijeras en la mano y te lías a cortar y recortar por aquí y por allá, y así no vamos a ningún sitio…

– Ya, ya lo shé… la culpa no esh mía…

– No, claro… será también del gobierno de Zapatero… lo que yo te diga, Mariano… incorregible…

– No me fashtidiesh, Morgan, hombre… que shi she me muere el bonshai voy a tener un lío terrible con Viri…

– Vamos a ver, Mariano… cuando uno quiere que algo crezca, lo que tiene que hacer es darle lo que necesita, no quitarle lo que uno cree que le sobra… quiero decir, tu bonsai necesitaba agua y abono, nada más. Sí, está muy bien podarlo y quitarle algunas ramas que le sobran, y si esto lo haces en el momento adecuado, no sólo lo haces más atractivo, sino que puedes incluso lograr que crezca más grande y más fuerte… pero si lo que haces es recortarlo cuando lo que necesita es que colabores en su crecimiento, lo único que vas a conseguir es que el bonsai acabe intervenido…

– ¿Cómo intervenido? ¿A qué te refieresh?

– Muerto, quería decir muerto, perdona… a veces me lío entre el país y el bonsai… lo dicho, Mariano, la tijera está muy bien y es necesaria en algunos momentos, pero no puedes tirar de tijera cuando algo está empezando a crecer o cuando quieres ayudar a que germine… ¿o acaso cuando tu hijo era un bebé le pasabas el cortador de césped para ayudarlo a crecer? No, ¿verdad? Le dabas alimento, lo cuidabas, velabas por su bienestar… las plantas son iguales.

– Vaya… yo pensaba que dejándolas a su aire y recortándolas bien iban a crecer grandes y fuertesh… que habría una “Mano Invisible” que haría que mejorashen

– Ya… sí… yo también he leído a Adam Smith, aunque siempre he sido más de Keynes…

– Tú esh que eres medio rojo…

– Y tú medio miope… ¿tengo que recordarte que tu amigo Smith también dijo que “ninguna sociedad puede ser próspera si la mayoría de sus miembros son pobres o miserables”?

– Me parece que nosh hemos deshviado del tema…

– Sí, eso parece… en fin, volviendo a tu bonsai, riégalo, abónalo y, con algo de suerte, aún no lo habrás asfixiado a base de recortes y saldrá adelante… pero como sigas con la tijera, entonces dalo por muerto. Y haz lo mismo con la economía del país… déjate de hostias y trabaja en generar crecimiento, no en recortar derechos.

– Creo que no debería haberte llamado… en fin, graciash de todash formash.

– Fíjate, por primera vez estamos de acuerdo en algo… ¡ciao, presi!

Colgué el teléfono y traté de seguir escribiendo… no había manera: las musas se habían ido.

Me fui a la ventana y encendí un cigarro que me fumé con avidez mientras veía a la gente correr por las calles mojadas. Estaba cayendo un chaparrón de tres pares de narices. Pensé en la conversación que acababa de tener con el Presidente del Gobierno y tomé dos decisiones: la primera, no volver a hablar con un político: sus razonamientos y los de los simples mortales van por caminos diferentes.  La segunda: no volver a atender una llamada desde un “número oculto”.

Nunca traen nada bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: