Morgan´s

En mi país aconfesional…

In Actualidad, Política on 22 diciembre, 2011 at 16:35

Empecemos por el principio:

Dice la Constitución Española en su artículo 14: “Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

Añade, además, en su artículo 16.3: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.” Es decir, España es un país aconfesional, al menos sobre el papel, que mantendrá relaciones de cooperación con las confesiones religiosas.

No voy a pecar aquí de ser más papista que el papa -nunca mejor dicho- y rasgarme las vestiduras por el hecho de que la Iglesia Católica aparezca expresamente mencionada en la Carta Magna, manteniéndose el resto de confesiones bajo una agrupación genérica, aunque ya de por sí me parezca una prebenda importante a favor de uno de los cultos y, por tanto, una contradicción interna con el propio artículo 14. Tampoco me voy a meter a analizar por qué en los modelos de declaración de IRPF aparece expresamente mencionada la Iglesia Católica, aunque es otro argumento que ratifica lo cuestionable de la aconfesionalidad estatal.

Pero si la cuestionable aconfesionalidad del estado español se limitase a esos puntos concretos, me daría un poco igual. Es cierto que la mayoría de la población de este país se define como católica, aunque muchos sean más por tradición que por creencia. Los datos del CIS nos dicen que muy pocos de esos católicos son practicantes, y un interesante estudio de la empresa gallega “Obradoiro de Socioloxía”, que muchos de ellos ni siquiera creen que Cristo fuera hijo de Dios o divino de algún modo.

Pero no es ese el tema que me ha llevado a escribir esta entrada…

Lo que me ha dejado perplejo es ver que en mi país aconfesional, los presidentes del gobierno y los ministros, cuando están jurando su cargo, lo hacen frente a un crucifijo de oro y con una mano apoyada sobre La Biblia. Luego, en un momento posterior del acto, también juran sobre la Constitución. ¿De verdad debe un presidente de gobierno de un país aconfesional jurar con la mano sobre un texto de una confesión religiosa?

Hace unos meses leía en la prensa que los obispos españoles pueden inscribir propiedades -inmatriculación se llama en derecho- como si de Registradores de la Propiedad se tratase. No daba crédito a lo que estaba leyendo… y aparentemente esta barbaridad jurídica figura como tal en una ley de 1998 -que son 20 años después de la Constitución, así que ya no vale el argumento de “había que contentar a todos”- concretamente en el artículo 206 de la Ley Hipotecaria (por cierto, maravillosamente explicado aquí por un jurista). Y sí, resulta que sí… en mi país aconfesional, los presidentes juran su cargo con la mano sobre La Biblia y los obispos pueden inmatricular propiedades. En mi país aconfesional, hay una religión que aparece mencionada en la Carta Fundacional y, curiosamente, es la misma que aparece mencionada en los modelos de la Declaración de la Renta. Y, en mi país aconfesional, la Iglesia Católica recibe unos 150 millones de euros al año con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (aquí la nota de los de 2011). Por no hablar de las exenciones tributarias en temas con IRPF, IBI y Sucesiones, entre otras.

Todo esto pasa en mi país aconfesional…

¡Qué raro es mi país aconfesional!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: